¿Qué es la Alimentación Consciente?

 

La mala gestión emocional, los hábitos poco saludables y la desconexión con nuestro cuerpo son algunas de las cosas que nos llevan a tener una mala relación con la comida.

La alimentación consciente es el proceso en el que empezamos a conocer y escuchar a nuestro cuerpo para ajustar lo que comemos a sus necesidades. No es una dieta en particular ni un recurso para perder peso, sino que es una forma de alimentarnos cuyo fin último es mejorar nuestra relación con la comida, utilizándola como lo que es, comida y para lo que es, mantenernos vivos.

Empezar a tomas decisiones alimentarias que beneficien tu salud y bienestar es el primer paso para comer de manera consciente. 

 

¿Qué beneficios tiene la Alimentación Consciente?

 

Si nos detenemos a pensar en la forma en que comemos fácilmente nos daremos cuenta de lo mucho que se modificaría nuestra alimentación si intentamos estar más atentos en el momento de comer.

En la actualidad el ritmo de vida que llevamos nos empuja a comer con prisas, sin registrar en su mayoría lo que ingresa en nuestra boca y muchas veces, sin preguntarnos acerca de qué estamos metiendo en nuestro cuerpo o si realmente tenemos hambre y deseos de comer.

La alimentación consciente intenta desarrollar en nosotros el comportamiento contrario, es decir, promueve el autocontrol y el autoconocimiento, rescatando señales internas que tenemos olvidadas y volviendo más "racional" y menos automático el comer actual.

De esta forma, la alimentación consciente puede ayudarnos a prevenir la obesidad, pues nos ayuda a comer por necesidad controlando las ingestas por emociones o por factores externos así como otros comportamientos nocivos como los atracones y el desarrollo de trastornos alimentarios.

 

“La alimentación consciente busca enseñarnos a respetar las señales internas sin dejar a un lado
el placer que puede brindar la comida con el objetivo de incentivar una relación más sana con la comida”

 

El mejor autocontrol al momento de comer puede ofrecer más beneficios a nuestra dieta y por lo tanto, a la salud del organismo, como por ejemplo: reducir los antojos y tentaciones o el comer por estímulos ajenos a la verdadera necesidad de ingerir alimentos.

Disfrutar de la comida sin frustraciones es posible. 

 

Si quieres saber más no te pierdas mi Curso de Alimentación Consciente para hacer más caso a tu cuerpo y menos a las dietas.

 

Gracias por leerme y ¡hasta pronto!