Ay, la famosa zona de confort! qué cómoda y calentita es, ¿verdad? Recientemente me he visto en situaciones nuevas donde he tenido que retarme a mí misma y dar el 200% de mi y las que definitivamente me sacaban de un plumazo de mi zona de confort. Con todas esas nuevas y excitantes sensaciones en mi cabeza me puse a investigar un poco más sobre la tendencia de este concepto. Cuál fue mi sorpresa cuando me encontré miles y miles de artículos hablando de lo mala que es la zona de confort y cuan deprisa tienes que salir de ella como si quemara. 

          Lo cierto es que a mí la zona de confort no me parece un sitio negativo de dónde hay que salir huyendo. Para mí, es esa zona mental que todo el mundo se construye poco a poco, donde nos encontramos cómodos, como pez en el agua. Controlamos y dominamos cada rincón de esa zona, nos sentimos seguros y cada vez que salimos de ella e intentamos algo nuevo la estamos agrandando. Yo lo veo más como un proyecto de construcción. Te compras una parcela donde empiezas a construir donde vas a vivir. Primero el proyecto empieza siendo sólo de una habitación y así lo construyes. Conforme te vas sintiendo cómodo vas añadiendo anexos a tu casa y agrandando esa zona de confort. 

          Apelando a la bio-individualidad en la que tanto creo, ese área de comodidad será diferente para cada persona, sin embargo, ir agrandando el terreno e incluyendo cosas nuevas con las que sentirnos cómodos nos traerá los mismos beneficios a todos. 

  • Ejercitar las habilidades para superar obstáculos. La autoestima es un músculo, cuanto más te superas a ti mismo más crees en ti y en tu capacidad para superar cualquier cosa que se cruce en tu camino. Pero como cualquier músculo hay que entrenarlo, salir de tu zona de confort lo ejercitará. 
  • Crecimiento personal, toma de conciencia y madurez emocional.
  • Resiliencia para adaptarte a las situaciones que no está en tu mano cambiar te ayudará en tu bienestar diario y a controlar la ansiedad.
  • Adquisición de nuevas habilidades en todos los ámbitos de tu vida(prácticas, emocionales y psicológicas).
  • Nuevos hábitos de vida más saludables, tanto a nivel físico como mental.
  • Riqueza cultural y social, y nueva visión sobre la vida, el entorno y las personas.
  • Creatividad e imaginación para solventar los momentos complicados o para crear nuevas aficiones.
  • Un estado de ánimo más alegre y vital. Reducirás tu estrés, ansiedad y miedo.

         Lo lógico sería decirte que entiendo que salir de la zona de confort es difícil, que si lo has intentado sin éxito no pasa nada, simplemente no desistas. Pero la realidad es que creo que querer es poder y pienso que salir de tu zona de confort es algo maravilloso que te da aprendizajes y emociones de incalculable valor y que es una experiencia que no puedes perderte. 

Como siempre te dejo mi lectura preferida sobre como salir de tu zona de confort. Donde ocurre la magia te explica como superar tus límites y tus miedos para disfrutar lo que de verdad quieres. 

Zona de confort

 

Si tienes miedo, SOLO tendrás miedo. 

Gracias por leerme y ¡hasta pronto!