Levar una vida saludable es llevar una vida plena, es cuidar a tu cuerpo y a tu mente al mismo nivel. Esto es un concepto muy genérico, ya que la definición de saludable es diferente para cada persona. Hoy te voy a dar 7 formas con las que puedas acercarte más a tu definición de saludable. Así que coge estos consejos y hazlos tuyos, aplicándolos a tu vida de la forma que más te convenga.

  • Elige siempre las escaleras: en el trabajo, en casa o en cualquier sitio al que vayas intenta siempre subir por las escaleras en lugar de coger el ascensor. Si son demasiados pisos    intenta subir hasta la mitad, poco a poco serás capaz de subir un poco más. Incorpóralo a tu vida como un hábito, no te quitará tiempo. Mueve ese "body", te sentirás mucho mejor.
  • Lleva siempre contigo una botellita de agua. Es muy importante estar hidratado y muchas veces lo descuidamos. Simplemente teniendo una botella de agua encima de la mesa de la oficina o en el bolso te acostumbraras a beber más agua.
  • Mantente activo: Ir al trabajo andando o en bici, no pasar en el sofá más de 30 minutos seguidos etc son pequeños gestos de la vida diaria que te harán menos sedentario. Evita, cuando puedas, estar sentado sin hacer nada y sal a la calle, disfruta de la naturaleza, ten una buena conversación con un amigo, cualquier cosa que te estimule y te nutra. 
  • Cuida tus comidas para cuidar tu cuerpo. Esto no significa vivir a dieta, restringirte o prohibirte alimentos. Significa darle a tu cuerpo lo que le vaya a hacer bien y no aquello que le vaya a perjudicar como los alimentos procesados y altos en azúcares refinados que lejos están de hacerle ningún bien a tu cuerpo. Que todos esos alimentos no formen parte de tu día a día, si no, que supongan algo ocasional. Intenta encontrar sustitutos mucho más nutritivos.
  • Mejora tu descanso: Un horario de descanso regular puede ayudarnos mucho a recuperarnos del cansancio del día anterior. Un buen colchón, un ambiente óptimo de descanso y dormir entre 7 y 8 horas te ayudará a descansar mejor. Evita acostarte viendo el móvil o la TV, son estímulos que entorpecerán tu sueño.
  • Adapta el ejercicio a tu vida, no alrevés: debes intentar que cualquier tipo de ejercicio o nuevo hábito que incorpores a tu vida no nos resulte muy duro o acabaremos por dejarlo. Si te apuntas al gimnasio procura que este esté cerca de casa o del trabajo, póntelo fácil. Y si por el contrario el gimnasio no es lo tuyo, intenta encontrar una actividad que te guste como nadar o jugar al tenis. Siempre alterando nuestra vida lo mínimo posible para que así no tiremos la toalla.
  • Busca tus hobbies: Es muy común entrar en la rutina y que lo único que ocupe tu tiempo sea el trabajo, la casa, los niños etc. Sin embargo, ocupar nuestra mente en actividades que te llenen, ya sea fuera o dentro de casa, te ayudará a desconectar y a disminuir el estrés. 

Cabe destacar que estar sano no es simplemente tener un buen cuerpo, ser un buen deportista o caminar a menudo. Llevar una vida sana conlleva una serie de factores y de hábitos que puedan ser sostenibles en el tiempo. Nuestro cuerpo y nuestra mente deben estar frescos y sanos. 

Espero que puedas incorporar a tu vida todos o algunos de estos consejos. 

Gracias por leerme y ¡hasta pronto!